DUODÉCIMA SEMANA.Tercer día

Decía Jesús:”El quiera ser mi discípulo que tome su cruz y me siga”.Por eso cada día  podemos ralizar un hermoso ejercicio de seguir a Jesús,dialogando con él,dando la vida con él pues como nos confía su gran apóstol  S.Pablo.”todo lo estimo como pérdida con tal de llegar al conocimiento de Cristo Jesús que me amó y se entregó por mí”(Flp.3,8)

1.Entro en la presencia de Dios.EN EL NOMBRE DEL PADRE,DEL HIJO Y DEL ESPIRITU SANTO

2.Invoco al ESPIRITU SANTO:

Consolador buenísimo,

dulce huésped del alma,

dulce refrigerio,

descanso en el trabajo,

en el ardor tranquilidad,

consuelo en el llanto,

3.Leo despacio el texto bíblico propuesto.

4. Lo medito recordándolo.

5. Expreso a Jesús mis sentimientos,afectos,deseos,sugerencias

6.Permaneczo de silencio contemplativo.

7.Termino glorificando a l Sma.Trinidad.

5.    ENTONCES SE ACORDARON DE LAS PALABRAS DE JESUS (Lc.24,1-12

emmaus-bassano1 Lc.24,13

Dos discípulos iban camino de uno pueblecito llamado Emaús,a unos treinta kilómetros de Jerusalén,conversando de todo lo que había pasado.

Mientras conversaban y discutían,Jesús en persona se les acercó y se puso a caminar a su lado,pero algo les impedía reconocerlo.

Jesús les dijo¿Qué es lo que vais conversando juntos por el camino?Ellos se detuvieron con la cara triste.Uno de ellos llamado Cleofás le contestó:¿Cómo,así que tú eres el único peregrino en Jerusalén que no sabe lo que pasó en estos días?¿Qué pasó?preguntó Jesús.Le contestaron:Todo ese asunto de Jesús Nazareno,que se manifestó como un profeta poderoso en obras y palabras,aceptado tanto por Dios como por el pueblo entero.

Hace unos días,los jefes de nuestra nación lo hicieron condenar a muerte y clavar en la cruz.Nosotros esperábamos que él sería el libertador;pero a todo esto van tres días que sucedieron estas cosas.La verdad es que algunas mujeres de nuestro grupo nos dejaron sorprendidos.-Fueron muy de madrugada al sepulcro, y al no hallar su cuerpo,volvieron a contarnos que se les había aparecido unos ángeles que decían que estaba vivo.Algunos de los nuestros fueron al sepulcro y hallaron todo tal como habían dicho las mujeres;pero a él no lo vieron.

Entonces Jesús les dijo:¡Qué poco entendéis y cúanto os cuesta creer todo lo que anunciaron los profetas.¡¿Acaso no era necesario que el Cristo padeciera para entrar en su gloria?

Anuncios
Published in: on febrero 24, 2009 at 11:28 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://comunidadsantarita.wordpress.com/2009/02/24/duodecima-semanatercer-dia/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: