DOMINGO V DE PASCUA

QUINTO DOMINGO DE PASCUA

1ªLct.Hch.9,26-31:Les contó cómo había visto al Señor en el camino.

Sal.21,26b-27.28.30.31-32:El Señor es mi alabanza en la gran asamblea

Jn.3,18-24:Este es su mandato: que creamos en El y nos amemos.

Evangelio:Jn.15,1-8 Permaneced en mí y yo en vosotros.

Los relatos que los evangelios y los Hechos de los apóstoles nos ofrecen sobre la Resurrección de Jesús siempre se refieren a encuentros de Jesús glorioso con personas con nombre, identificadas: María, Pedro, Juan, Tomás y “muchos otros discípulos, no todos”.

Estos encuentros fueron acontecimientos personales tan vivos y reales que transformaron la vida de las personas dando una orientación nueva a su estilo de vivir.

A la altura del capítulo nueve de los Hechos de los apóstoles aparece una persona excepcional, Pablo de Tarso que no habiendo vivido con Jesús y habiendo sido su perseguidor, confiesa “haber visto al Señor” en el camino de Damasco. Su conversión a Jesucristo le llevó a entrar en contacto con la iglesia en la persona de Ananías que se puso a la defensiva ante aquel intruso perseguidor ahora cristiano. También la iglesia tuvo sus reservas frente a quien de la noche pasa de perseguidor  a apóstol de fuego.

Primero los judíos y luego los gentiles recibieron la buena noticia de la salvación de labios de este apóstol de amor y de fuego que vivía por y para Jesucristo en la fe de la iglesia ”que gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaría…animada por el Espíritu Santo”.

La fe en Jesucristo antes que  nada es un acontecimiento personal, un encuentro con Jesucristo que nos cambia el corazón y nos lleva a expresar la fe en la confesión de la verdad, en la celebración festiva del misterio y en la coherencia moral.

Jesús se ha servido de una alegoría: la vid y los sarmientos, para prepararnos el perfil de quienes quieren ser sus discípulos: Yo soy la vid y vosotros los sarmientos, sin mi no podéis dar fruto.

Y así nos lo resume la primera carta del apóstol San Juan:”Y este es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo y que nos memos unos a otros tal como nos lo mandó”.

Si personalizamos e interiorizamos la Palabra de este domingo pudiéramos volver a preguntarnos con audacia y coraje:¿Me conoce Jesús a mi entre tantos millones y millones de personas?¿Me siento conocido y amado por Jesús? .Y  también:¿Conozco yo a Jesús?¿Entro en el círculo de su amistad e intimidad?

Como podemos constatar también nuestra fe puede caer en la rutina y en la costumbre y Jesús nos habla de amistad, de amor, de conocimiento, de cercanía, de frutos de vida

Otro gran converso a Jesucristo, Agustín de Hipona, buscador infatigable de la verdad a través de tantos sistemas filosóficos llega a expresarse en sus Confesiones :

Andaba yo buscando el procedimiento para adquirir fuerzas que me capacitaran para gozarte, pero no lo hallaba sino abrazándome con el Mediador entre Dios y los hombres ,el hombre Cristo Jesús que es sobre toda las cosas Dios bendito por los siglos…Al no ser humilde ,no me cabía en la cabeza que ese Jesús humilde fuera mi Dios. Tampoco comprendía de qué podría ser maestra su debilidad…Buen sistema para hacer que desciendan de su  encumbramiento personal todas aquellos que se le van a rendir .Para atraerlos hacía sí , curando la hinchazón de su orgullo y tonificando su amor ,no sea que por exceso de confíanza en sí se vayan mas lejos de El. .(Conf.VII,18,24).

Vive e interioriza esta oración sobre las ofrendas:”por el admirable trueque de este sacrificio nos haces partícipes de tu divinidad; concédenos que nuestra vida sea manifestación y testimonio de la verdad que conocemos”…y con la de la comunión:…”vivamos ya desde ahora la novedad de la vida eterna”.

Que hoy Jesús  sea nuestro médico y amigo del alma.

CUARTO DOMINGO DE PASCUA

1ªLct.:Hch.4,8-12:Ningún otro puede salvar

Sal.117,1.8-9.21-23.26.28cd y 29:La piedra que desecharon los arquitectos es ahora angular

2ªLct.1ªJn.3,1-2:Veremos a Dios tal cual es

Evangelio:Juan 10,11-18:El buen Pastor da la vida por sus ovejas

Los encuentros de los Apóstoles con Jesús resucitado han estado salpicados por la alegría, el estupor, la sorpresa, la duda y la fe vibrante y esperanzada: HEMOS VISTO AL SEÑOR .

Llenos de Espíritu Santo se sintieron impulsados a proclamar la gran noticia:”Quede claro a vosotros y a todo Israel que ha sido Jesús Nazareno a quien vosotros crucificasteis a quien Dios resucitó de entre los muertos…Por eso este se presenta sano”

Jesús crucificado y resucitado prolonga su acción salvífica en la joven iglesia que se sorprende y reconoce signos de salvación visible como la curación de este paralítico.

Si ya en el Antiguo Testamento los profetas revelan que Dios es como el pastor de su pueblo. Si Jesús lavó los pies a sus discípulos y les habló de entrega y servicio hoy nos alegramos profundamente al escuchar a Jesús como Buen Pastor que conoce a sus ovejas y es conocido por ellas.

Los que hayamos conocido o pertenecido a una cultura rural, sabemos del conocimiento y cercanía del pastor que conoce una por una a sus ovejas aunque nos parezca que todas son iguales.

Jesús se acerca a cada uno de nosotros porque nos ama y no conoce y quiere que le conozcamos por medio del amor y de la entrega de la vida.

“Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues, lo somos¡ Esta noticia sí que hemos de recodarla e interiorizarla permanentemente. Pues cuando se manifieste seremos semejantes a El porque le veremos tal cual es”.Y este anhelo hondo colmado es nuestra felicidad.

Pero la plenitud, la alegría, regocijo de ser hijo de Dios se realiza cuando ejercitamos el amor siendo pastores de nuestros hermanos .

Padre, madres, médicos, servidores del orden público y en la vida social, catequistas…tantas formas de ejercer el pastoreo, la cura de las almas, el cuidado de los demás, la preocupación por los demás .Pensad en tantas perronas anónimas que hacen el bien a los demás no están lejos de Jesús Buen Pastor, no están lejos del reino de los cielos.

Hoy de manera especial celebramos la jornada de oración por las vocaciones a una consagración especial: vida religiosa y sacerdotal con un lema tan hermoso: SE DE QUIEN ME HE FIADO. Supliquemos ardientemente por las vocaciones al matrimonio cristiano para que sean generosos en la vida familiar.

Supliquemos: Señor, has dado a la iglesia el gozo inmenso de la Resurrección de Jesucristo, concede a ese débil rebaño de tu hijo la alegría eterna y que la actualización repetida de nuestra redención(en los sacramentos)sea fuente de gozo incesante.

Published in: on mayo 13, 2009 at 7:41 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://comunidadsantarita.wordpress.com/2009/05/13/domingo-iv-de-pascua/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: