VIGÉSIMO DOMINGO ORDINARIO

DOMINGO VIGESIMO DEL TIEMPO ORDINARIO

1ªLc.:Proverbios 9,1-6:Venid a comer mi pan y a beber el vino que he mezclado

Salmo 33,2-3-10-11.12-13.14-15:Gustad y ved qué bueno es el Señor

2ªLct.:Ef.5,15-20:Dejaos llenar del Espíritu Santo

Evangelio: Jn.6,51-59:Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida

Todos nos alegramos de que lleguen estos días de descanso de vacaciones de verano para descansar, para interrumpir el ritmo del trabajo diario y recuperar fuerzas y energías, encontrarnos más relajados, menos nerviosos y respirar, vivir el amor, la amistad, la familia. Vivir la felicidad compartida.

Necesitamos abrir de par en par las puertas de nuestro corazón, de nuestra intimidad, de nuestra conciencia, allí donde nos cuesta llegar porque somos perezosos y fácilmente queremos llenarnos con lo inmediato y dejarnos invadir por la sabiduría, el sabor de Dios. Esta es la palabra de Dios: “Los inexpertos que vengan aquí…Venid a comer mi pan y a beber el vino que he mezclado”.

Poco a poco entre los católicos hemos ido descubriendo la importancia de la Sagrada Escritura como alimento y fortaleza, como fuente de vida espiritual que anime y transcienda nuestro acontecer diario. No necesitamos ser unos expertos estudiosos en los estudios bíblicos para meditar sabrosamente en la palabra de Dios. Agradecemos las aportaciones de los exegetas o biblistas pero todo creyente puede recibir la sal y la gracia de la Palabra. Únicamente debe acercarse con corazón sencillo ”renovado en el Espíritu Santo ”,”recitando salmos y cánticos inspirados, cantando, tocando con todo el alma para el Señor”.Hemos de poner a prueba lo que el Señor nos dice:”¡GUSTAD Y VED QUE BUENO ES EL SEÑOR¡”

El evangelio sobre el signo de la multiplicación de los panes y peces que le sirve a Jesús realizar una catequesis amplia y desarrollada sobre el pan de vida, la eucaristía, vuelve a situarnos en el centro de su mensaje. Jesús en esta humanidad llena de misericordia y sabiduría insinúa una identidad divina y humana que no puede ser captada en una mirada superficial y rutinaria: “Yo soy el pan de vida, “Si no coméis la carne del Hijo de Hombre no tenéis vida en vosotros”. El clama:”Convertíos y creed que el Reino de Dios está en medio de vosotros”. Dejaos llenar de Dios, apropiaos del don.,confiad,”creed para ver” como dice S.Agustín

Nuestra lucha, nuestra tentación es reducir la realidad a lo que entra por los sentidos, lo que podemos calcular y medir, lo que decimos :”razonable”: ¿Cómo puede darnos este a comer su carne?

Y reducir nuestro alimento a lo que podemos calcular y medir llega a hartarnos porque “mi carne es verdadera comida” y “mi sangre es verdadera bebida”. No se puede vivir sin amar y ser amado, sin recibir y entregar la vida en la gratuidad, en el don en el regalo. Esta tentación diaria a la que nos vemos sometidos y la resistencia a la misma Jesús la resumió así: No sólo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la Boca de Dios”. El sentido, la palabra de vida, la Eucaristía ,el conocimiento y amor de Jesucristo nos convierten en “expertos y prudentes” como se expresa el autor del los Proverbios.

“Señor, que has preparado bienes inefables para los que te aman, que podamos alcanzar tus promesas que superar todo deseo” ¡Qué estupenda oración colecta.¡ Señor”…que al ofrecerte lo que tu nos diste ,merezcamos recibirte a ti mismo””Después de haberte recibido a Cristo, transformados en la tierra a su imagen merezcamos participar de su gloria en el cielo.Amén


SOLEMNIDAD DE LA ASUNCION DE LA VIRGEN MARIA

1ªLct.:Apocalipsis 11,19ª;12,1-6.10ab:Una mujer vestida de sol, la luna por pedestal

Sal.44,11.12ab.16:De pie a tu derecha está la reina enjoyada con oro

2ªLct.:1ªCo.15,20-26:Cristo como primicia ;después todos los cristianos

Evangelio: Lc.1,39-56:El poderoso ha hecho obras grandes por mi.

Imaginemos el momento en que María ,llena de júbilo, convencida íntimamente  exclama. PROCLAMA MI ALMA LA GRANDEZA DEL SEÑÓR, SE ALEGRA MI ESPIRITU EN DIOS, MI SALVADOR…DESDE AHORA ME FELICITARÁN TODAS LAS GENRACIONES PORQUE EL PODEROSO HA HECHO OBRAS GRANDES POR MI.

María se sabe agraciada por Dios, elegida, llena de Dios. Es la Madre de Dios, la Madre de Jesucristo llamada a recorrer un camino de creyente junto a su Hijo Jesús .Los relatos evangélicos, aunque breves y sobrios ,apuntan a una escena final llena de firmeza y compasión ,al lado del crucificado, con Juan y algunas mujeres.

Con júbilo compartido, su prima Isabel, llena también de Espíritu Santo se dirige a su prima: DICHOSA TU QUE HAS CREIDO. Toda una cascada de gracia y bendición baña a María que también se ha sentido turbada ante las palabras del ángel y ha tenido que responder a la iniciativa de Dios con un Fiat, hágase en mi según tu palabra.

María, escribe san Agustín fue discípula de su Hijo antes que Madre por eso María es más por haberlo concebido en la fe que en la carne .

Celebrar hoy el misterio d e la Asunción de María los cielos,”sin experimentar la corrupción del sepulcro”, como su Hijo ,es resaltar la obra grandiosa de Dios con la humanidad que eligiendo a María como Madre de su Hijo la corona con la gloria y la vi da eterna.

La alegría, el júbilo, la fiesta de tantas generaciones y tantos pueblos y ciudades en España en torno a la “Dormición de María,”el tránsito de María”,”la asunción de María”,revela la seriedad de la vida que no ocultando los sufrimientos de la humanidad, afirma y confiesa la fe de que nuestra historia personal y comunitaria está escondida con Cristo en Dios hasta que se revele la manifestación gloriosa de los hijos de Dios al verlo tal cual es.

En la Asunción de María a los cielos se nos manifiesta la belleza y encanto de la fe, la anchura del corazón anhelante de amor y felicidad que contempla en Jesús resucitado y en su Madre Asunta a los cielos el triunfo de Dios y el destino final y feliz de sus hijos.

En el convento de clarisas de Zamora hay una imagen yacente de María, llamada del

Tránsito y patrona de Zamora. En tiempos de Maricastaña las religiosas echaban en falta alguna imagen de la Virgen. En cierta ocasión tres peregrinos llamaron a la puerta del convento y les dieron una limosna. Uno de ellos, como gratitud se ofreció para esculpirle una imagen de la virgen. Necesitaba una habitación donde nadie pudiese entrar para no perturbar el tiempo que iba a dedicar. Al cabo de tres días la abadesa picada por la curiosidad decidió mirar por la rendija de la puerta y ¡oh,maravilla¡ vio una imagen resplandeciente de la Virgen. Llamó a las religiosas, abrieron la puerta, vieron que el peregrino había desaparecido habiéndoles dejado aquel regalo. Pero notaron que faltaba el dedo de la mano derecha. La superiora reconoció que su anhelante curiosidad había interrumpido el punto final de la obra del artista.


María en su Asunción a los cielos es “figura y primicia de la Iglesia que un día será glorificada”

Como amadores de Dios, salvados por su Hijo Jesús y felicitando a la Madre del Señor caminamos en esperanza anhelando el encuentro definitivo con el amor pleno, cuando Dios sea todo en todos

Published in: on agosto 19, 2009 at 10:13 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://comunidadsantarita.wordpress.com/2009/08/19/vigesimo-domingo-ordinario/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: