CONFESIONES DE SAN AGUSTÍN(Fragmentos)

LIBRO VIII

14º DIA

SITUACIÓN ANÍMICA

Recurrí a Simpliciano que me parecía un buen siervo tuyo. En él resplandecía tu gracia. A mis oídos había llegado la referencia de su vida piadosísima consagrada a ti desde su juventud .En la actualidad era ya un anciano .Por eso pensé que una existencia tan larga dedicada al estupendo ideal del seguimiento de tus caminos suponía todo un montó de experiencia y así era…Yo sentía repugnancia y un profundo disgusto por toda mi actuación el siglo .M e resultaba enojoso soportar su carga ,dado que las pasiones ya no eran tan fogosas ni me estimulaban tanto las expectativas de los honores y del dinero para aguantar un yugo tan pesado.

…pero me veía fuertemente encadenado a la mujer..El motivo de que me consumiera preocupaciones agotadoras era el considerarme obligado, incluso en aquello que yo no quería padecer ,a contemporizar con la vida conyugal a la que me sentía atado por afición (Conf.VIII,I,1-2)

mar-brava

AGUSTIN-SIMPLICIANO-CONVERSION DE VITORINO

En los platónicos hay multitud de alusiones a Dios y a su Palabra…Simpliciano me evocó la personalidad de Victorino quien confesaba a Simpliciano en privado :Yo soy cristiano pero el otro le contestaba :no te contaré entre los cristianos mientras no te vea en la iglesia de Cristo y Victorino le replicaba medio en bromas :¿Es que las paredes hacen cristianos…En realidad Victorino tenía miedo de ofender a sus amigos, orgullosos adorando e los demonios…cogió miedo de que Cristo le negara antes los ángeles si el se acobardaba de confesarle ante los hombres y como por sorpresa le dijo a simpliciano: ”Vamos a la iglesia quiero ser cristiano…Llegó por último el momento de hacer profesión de fe. en Roma suele hacerse en presencia del pueblo fiel ,desde un lugar elevado y con formulas estereotipados que se aprenden de memoria los que van a acceder a tu gracia…Los sacerdotes le propusieron hacerlo en privado pero victorino prefirió hacer profesión de su salvación en presencia de la concurrencia santa porque la salvación no estaba en la retórica que él enseñaba(Conf.VIII,2,1-5)

PSICOLOGÍA DEL DOLOR Y DEL GOZO

Nosotros sentimos gran alegría al oír el relato de la oveja descarriada ,devuelta al redil en los hombros gozosos del buen pastor y al escuchar el relato de la dracma perdida , reinterpretada a tus tesoros…Y es que tú te gozas en nosotros y en tus ángeles, santificados por tu santa caridad .Tú eres siempre el mismo porque conoces siempre y de la misma manera todas aquellas cosas que no son siempre ni de la misma manera. ¿Qué es pues lo que ocurre en el alma para que de hecho sienta mayor placer cuando encuentra o recobra las cosas perdidas que si siempre las hubiera tenido? …Siempre la alegría más desbordante va precedida de un tormento mayor…(VIII,3,6-8)

GOZO COMPARTIDO

¡Hala, Señor ,actúa ¡¡Despiértanos e insiste en tu llamada ,entusiásmanos y arrástranos ,deslúmbranos , que transciendan tus dulzuras ,amemos ,corramos ¡No es cierto que son muchos los que retornan a ti desde un abismo de ceguera más profundo que el de Victorino?¿No es cierto que se acercan a ti y son iluminados al dar acogida a tu luz y que cuantos le brindan esta acogida reciben de ti el poder de hacerse hijos tuyos ?Ahora bien, si éstos gozan de poca notoriedad ante las masas ,el gozo de los que les conocen es más reducido, porque cuando el gozo es compartido por muchos es más intenso en cada uno en particular ,pues el afecto y el entusiasmo son contagiosos((VIII,4,9)

RELATO DE PONTICIANO

Y tú, Señor, entre palabra y palabra, hacías que me replegara y me retorciera sobre mí mismo, arrancándome de detrás de mis espaldas, que era donde me había instalado para no verme y poniéndome delante de tus ojos, para caerme conmigo y poder contemplar lo deforme ,sucio ,manchado y ulceroso que estaba…

Pero en aquellos momentos cuanto mayor era el amor que sentía por aquellos de quienes oía contar las sanas efusiones de haberse entregado a ti para que tú los sanaras totalmente, tanto más virulento era el odio que tenía contra mí mismo al compararme con ellos…Tras leer ,cumplidos los 19 años el Hortensio de Cicerón, me había sentido estimulado al estudio de la sabiduría…Y yo desventurado mozalbete, en los mismísimos comienzos de mi adolescencia había llegado a pedirte incluso la castidad y te había dicho :”Dame la castidad y la continencia ,pero no ahora ”.temía que me escucharas enseguida y me sanaras de la enfermedad de la concupiscencia , cuando lo que yo quería era satisfacerla no extinguirla…Pensaba yo que la razón d e diferir un día para otro el momento de seguirte únicamente a ti desdeñando toda expectativa mundana era la falta de algo seguro adonde encaminar mis pasos .Pero había legado el día en que me hallaba desnudo ante mi mismo y e n que mi conciencia me echaba en cara :¿Dónde están tus bravatas? Tú andabas diciendo por ahí que no estabas dispuesto sacudir la carga de la vanidad por no estar seguro de la verdad .El caso es que ya estás seguro de la verdad y sin embargo, la vanidad sigue avasallándote

(VIII,3,16-18)

Published in: on octubre 15, 2009 at 4:46 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://comunidadsantarita.wordpress.com/2009/10/15/confesiones-de-san-agustinfragmentos-13/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: