RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA

SURTIDOR DE TUS DELICIAS

40º aniversario de la renovación carismática en la iglesia católica

Ensayo: P.Carlos Prieto González Zaragoza.2008

Posibilidades pastorales

18º DIA

c.Aportación del Heribert Múhlen.

El Bautismo de Jesús en el Espíritu

No se ha puesto suficientemente de relieve que el centro de la primitiva catequesis eclesial es el mensaje de Jesús como nuestro salvador y que este mensaje comienza con el dato de su unción, o sea de su bautismo en el Espíritu Santo .Recordemos la instrucción de Pedro en casa de Cornelio”…Me refiero a Jesús ,ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo…nosotros somos testigos.”(Hch.10,37-39)

Aquel que bautizará en el Espíritu santo(Mc1,8-Hch.1,8)es al principio de su actividad pública(Lc.3,23) bautizado con el Espíritu Santo.

Sobre el bautismo de Jesús habría que anotar:

1.El Espíritu viene sobre Jesús mientras oraba(Lc.3,21).

2.El bautismo en el Espíritu es un acontecimiento que Jesús mismo ha experimentado y que ha sido percibido por los circunstantes.

3.”Lo que ocurre con Aquel que bautizará en el Espíritu(Lc.3,16)se puede entender como el cumplimiento en sí mismo del futuro bautismo en el Espíritu: Lc.3,21 pone después el bautismo la donación del Espíritu, de la misma manera que en Hch.2,38;8,15ss;19.15ss.,se documenta la primitiva sucesión del bautismo y de la imposición de manos.

El bautismo de Jesús se convierte así en el tipo de iniciación eclesial y el relato sobre la actividad de Juan el Bautista recibe el parecer de una alocución bautismal de forma que Lc.3,7-18 era para los cristianos como un recuerdo de su propia preparación al bautismo y también una catequesis adecuada a ella.

Así se puede comprender también por qué los sinópticos distinguen muy claramente entre bautismo de Jesús en el agua y su bautismo en el espíritu. En Mt.:Jesús un vez bautizado, salió en seguida del agua. En esto se abrió el cielo y vio al espíritu de Dios bajar como una paloma y posarse sobre el”(Mt.3,16; Cf.Mc.1,10) Lucas acentúa más el aspecto de que el bautismo de Jesús sucedió mientras oraba(Lc.3,21).Ambas cosas corresponden a la primera iniciación eclesial:Hch.2,38;8,15ss;9,5s)en donde la donación del Espíritu sigue al bautismo de agua; es también fruto de la oración: Hch.1,14;4,31;7,15ss.(Cf.13,3)Queda claro que la clave hermenéutica para comprender los relatos del bautismo de Jesús es la experiencia pentecostal carismática y misionera de la Iglesia primitiva. Nadie duda de la historicidad del bautismo de Jesús por Juan.

Con vistas a una comprensión dogmática de la Iglesia retengamos que el hecho sucedido a Jesús de Nazaret y que según los sinópticos fue visible y audible para todos es una manifestación de Dios. No debe decirse que el Epíritu de Dios vino por primema vez sobre Jesús en su bautismo sino que más bien hay que mantener que la plenitud de Jesús se hizo ostensible en ese acontecimiento. Después la teología remontando la relación de Jesús con Dios hasta su preexistencia, ha afirmado que en la Encarnación del Hijo se ha humanizado contemporáneamente el origen del Espíritu Santo(Noel del Espíritu Santo según S.Agustín, apuntes Bentivegna) de forma que se puede hablar de una “Unción del Espíritu desde el primer momento de la existencia de Jesús)(H.MÚHLEN,Carisma y Liberación, ed.trinitarias,pp.179-183)

2.El bautismo en el Espíritu como renovación de la confirmación

En el Nuevo testamento la experiencia inicial misionera se llama también “bautismo en el Espíritu ”Es verdad, los textos del Nuevo Testamento no hablan de “un bautismo con el Espíritu Santo” sino de “ser bautizados con el Espíritu Santo”(Hch1,5 y 11,5)El que bautiza con el Espíritu Santo es Jesús mismo (Mc1,8;Mt3,11;Lc.3,16;Jn.1,33;Cfr.2,23) ser bautizados significa aproximadamente lo mismo que “ser bañados en el Espíritu Santo: él será derramado(Cf.Hch.2,17-33)

El ser llenado con el Espíritu Santo no es nunca un hecho que acaece sobre el individuo, sino un hecho social, eclesial e histórico. Su continuidad en la historia según interpretación de la Iglesia primitiva se indica con la imposición de manos. Los textos neotestamentarios o no nos dan una información precisa de lo que se entendía con la expresión ”ser bautizado con el Espíritu Santo” ni sobre la relación exacta entre el bautismo de agua y el bautismo en el Espíritu. Sin embargo es muy probable que la plenitud del Espíritu no tuviera nada que ver con el bautismo en los primerísimos orígenes.Tenemos una reminiscencia de ello en la historia de Pentecostés(Hc 2,1ss) en sus paralelos joánicos(Jn20,22) y el relato de la conversión de Cornelio(Hch10,14ss).La fuerza para dar testimonio del resucitado y también la plenitud del poder ministerial de los discípulos, no fue ligada originalmente a signos visibles. Pero ya desde muy pronto se vio que el Espíritu Santo caía sobre aquellos que habían recibido el bautismo y desde aquí apareció la idea de aceptar una relación normal entre bautismo y recepción del Espíritu. La participación en el Espíritu ,en un alejamiento progresivo de la experiencia inicial, fue relacionada con la imposición de manos y ésta con el bautismo de agua

En el contexto histórico actual, la expresión “bautismo en el Espíritu ”tiene un sentido algo distinto, nos parece que es muy útil para caracterizar ese cambio de vida,”segunda conversión” de la que podría depender el futuro de las iglesias cristianas .La situación misionera de la iglesia primitiva en la que lo primero es la conversión personal a Xto y donde lo normal es el bautismo de adultos es muy distinta da la situación donde se es cristiano desde el nacimiento sin haber pasado nunca por algo así como una crisis de conversión a Cristo. La confirmación debería ser un hecho de este tipo pero tampoco es frecuentemente. Por eso nos parece que es adecuado comprender el bautismo en el Espíritu como una renovación de la confirmación


En la renovación carismática este bautismo con el Espíritu se realiza así: Intensa prelación con seminario de introducción, oración común pidiendo apertura a los dones del Espíritu, lectura de la palabra ya oración cotidiana. El individuo se presenta y pide a a los presentes que le impongan las manos y oren por él. Esta imposición de manos no es rito mágico ni una dinámica de grupo, ni un nuevo sacramento .es una simple oración de intercesión y dogmáticamente tiene la estructura de un sacramental es un simple hecho de experiencia en que casi siempre se dice :Después de este paso algo ha cambiado en mi vida.

Anuncios
Published in: on noviembre 3, 2009 at 1:12 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://comunidadsantarita.wordpress.com/2009/11/03/renovacion-carismatica-catolica-14/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: