RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA

URTIDOR DE TUS DELICIAS

40º aniversario de la renovación carismática en la iglesia católica

Ensayo: P.Carlos Prieto González Zaragoza.2008

Posibilidades pastorales

29ºDIA

CURACION

Comprende e incluye los hechos milagrosos que tiene por objeto la salud corporal…Es la facultad de curar las enfermedades de un modo que superan las fuerzas naturales .Para Sto .Tomás el don de curación tiene como beneficiario al hombre sanado y edifica a los demás(Royo Marín, Teología de la perfección,798)

Estas son las señales que acompañarán a los que crean: impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien(Mc.16,17 ss)

La experiencia en la vida de los santos, Fátima, Lourdes..Nunca se ha extinguido en la vida de la Iglesia. Jesús recorría Galilea curando toda enfermedad(Mt.4,23)Id y decid a Juan: Los ciegos ven, los cojos andan…(Lc.7,21) Id y proclamad que el reino de Dios está cerca. Curad enfermos(Mt 10,7).”Pedro le dijo: Eneas, Jesús te cura,…le vieron y se convirtieron(Act.9,34)

También es necesario el don de discernimiento. La posibilidad de curaciones espontáneas basadas en la misma naturaleza es fundamento para la curación carismática. es no es sobrenatural según su esencia sino por el modo cómo se realiza. En ella se movilizan las fuerzas de la curación, que se encueran en la misma creación, se adueña la creación de sí misma y ordena interiormente sus propias posibilidades .Cristo no ha abolido la enfermedad y la muerte pero quitó su carácter de oposición a Dios. Cuando un hombre se entrega totalmente a Dios en una confianza original profunda tiene consecuencias hasta en su cuerpo. Es difícil decir con exactitud la frontera entre la actuación gratuita de Dios y la de las fuerzas naturales de la creación (H.Muhlen, H., Catequesis para la renovación…193-199)

Salud espiritual y salud síquica

La fe religiosa de por sí no es una terapéutica de las perturbaciones mentales de las que pueden ser responsables ciertos factores orgánicos aún muy enigmáticos y por otra ciertas representaciones inconscientes por haber sido rechazadas cuando nacía la vida síquica ejercen un influjo determinante sobre el comportamiento ,las ideas y las relaciones afectivas de los hombres .estas oscuras potencias interiores pueden escapar en gran parte al esfuerzo deliberado y al pensamiento consciente…

Creemos que la antropología contemporánea está en condiciones de explicarnos cómo el Espíritu puede actuar en calidad de potencia liberadora y sanadora en el orden propiamente síquico. Para ello no es necesario recurrir a una eficacia sobrenatural extraordinaria .No la excluímos en principio. Nos limitamos a explicar la eficacia humana del espíritu y para ello examinaremos los caminos normales de su acción.

Una fe viva en el Espiritu Santo es capaz de liberar al hombre, incluso en la densidad de su elemento afectivo y puede vigorizar su vitalidad original a través de una adecuación entre su humanidad total y el Reino de Dios .En efecto, si el hombre vive conscientemente la verdad revelada de que el Espíritu se inserta en el espíritu humano para darle a conocer al Padre, el hombre estará en entonces en condiciones de asumir libremente toda la vida que el espíritu desarrolla en él. Esta vida desborda los límites de la decisiones voluntarias y de los razonamientos premeditado.El espíritu hunde sus raíces en la trama de los afectos y en los impulsos carnales. Al esforzarse por dominar y espiritualizar ansiosamente el humus significante de su corporeidad emocional y de su imaginación espontánea el cristiano puede tener la impresión de que purifica su religón. Pero un mínimo de conocimientos sicológicos capaz de detectar en esa misma espiritualización otro tipo de impureza tanto más grave cuanto que pasa más inadvertida y tanto más nociva cuanto que agota las energías del espíritu ;es la impureza narcisista de una pureza que se complace secretamente en su propia imagen. Se trata también del hombre viejo al que es preciso morir para vivir con Dios. Sólo la fe en el Espíritu que actúa en la totalidad del espíritu humano podría llenarnos el enclaustramiento puritano-Esta fe admite que Dios actúe y hable en la intimidad del hombre y también en la espontaneidad del siquismo…

LA PLEGARIA LITÚRGICA AFIRMA QUE EL espíritu Es el que nos hace saborear(sapere)las cosas de Dios. Y saborear no es otra cosa que adherirnos con toda nuestra capacidad de fruición. Por otra parte esta capacidad del fruición no reside en el espíritu encarnado sino en la totalidad del hombre, ser que se mueve a golpes de impulsos y de deseos tanto como de razonamientos y decisiones. Una espiritualidad organizada en torno al Espíritu acoge favorablemente lascapacidades afectivas del ser humano y las santifica al ordenarla a Dios pues el Espíritu nos enseña que Dios se manifiesta en la creación y en Jesús para potenciar el deseo y el gozo. De esta manera son conjuradas las potencias que amenazan con bloquear al hombre en un conflicto insuperables :la tendencia a un goce sin medida ni orden, y por otra parte, la tentación obstinada de amordazar los impulsos primarios. Dejando que su imaginación y su afectividad se manifiesten y expresen, pero polarizándolos al mismo tiempo en torno al Dios que le llama, el hombre sabe que en su fe hay mucho más de lo que él mismo concibe y descubre. Aprende a prestar oído al Espíritu que le inspira a través de los surcos que abren en el las intuiciones creadoras y los deseos titubeantes…Creemos que los dones del Espíritu a que se remiten los movimientos carismáticos ilustran las profundidades en que se conjugan el Espíritu y el espíritu humano. Nos parece que lo esencial en estos movimientos es el hecho de que crean el ambiente y el clima de confianza en que surge la plegaria espontánea y gozosa.(Vergote,A.,El Espíritu como poder de salvación y de salud espiritual

La curación interior

La curación interior viene a ser la repercusión de la experiencia espiritual e nuestra afectividad que provoca gozo, unidad y reconciliación…La curación interior se diferencia de la curación física y de la curación espiritual. La curación física consiste en la eliminación de una enfermedad orgánica, en que se advierte la intervención de Dios. La acción de Dios que sana puede producirse por diversos caminos empezando por la intervención de los médicos y los efectos de los medicamentos. Lo esencial en la curación física es que sea aceptada como un don de Dios. La curación espiritual es el perdón de Dios, que nos concede el arrepentimiento, la renuncia a nuestro pecado y la apertura a una vida nueva bajo el imperio de la caridad. Más delicado es definir la curación interior. Así dice MICHAEL SCANLAN:”La curación interior es la curación del hombre interior.”Por hombre interior entendemos los dominios intelectual y afectivo así como los de la voluntad: lo que solemos llamar la razón, el corazón, la voluntad. La curación interior es una curación del siquismo… No afecta inmediatamente a la relación con Dios y a la vida teologal sino a la organización de nuestra inteligencia, voluntad, memoria y afectividad sensible .En sentido amplio podríamos decir que la curación interior es la curación del corazón ya que el corazón es el punto de convergencia de la vida de la agracia y de nuestra afectividad sensible.

La curación interior no puede describirse simplemente como la evolución de una relación entre personas y menos aún como un inventario de recetas o técnicas adecuadas. El punto de partida de la curacíón interior es una toma de conciencia de la presencia de Jesús quien mediante el poder y la dulzura de Jesús y su Espíritu llevó a cabo la curación completa de multitudes de enfermos. La curación interior parte de una plegaria de petición. La plegaria de alabanza crea el ambiente propicio para recibir la curación, ya que la alabanza nos purifica y nos descentra…Y dentro de la plegaria de alabanza y a su término la plegaria de adoración nos abre muy especialmente al Dios que viene y nos reconstruye. Lo más importante es que quienes oran en demanda de curación interior no cedan a ninguna tentación de impaciencia o mal humor; por el contrario han de esperar con verdadero amor la hora de Dios, respetando con todo cuidado la liberad de sus hermanos que sufren (Sagne,J.C;Los carismas y los movimientos carismáticos,Concilium 129(1977)397-401

Anuncios
Published in: on noviembre 4, 2009 at 11:36 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://comunidadsantarita.wordpress.com/2009/11/04/renovacion-carismatica-catolica-27/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: