DOMINGO XXXIII DEL TIEMPO ORDINARIO

TRIGÉSIMO TERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

1ªLct.:Dn.12,1-3:Entonces se salvará tu pueblo

Sal.15,5-8.9-10.11:Protégeme ,Dios mío que me refugio en ti

2ªLc.10,11-14.18:Cristo ofreció por los pecados un solos sacrificio.

Evang.:Mc.:13,24-32:Verán venir al Hijo del Hombre

Conforme nos vamos acercando al final del año litúrgico nuestra madre la Iglesia nos ofrece la Palabra de Dios que ilumina y da sentido a nuestro final de la vida, nuestra muerte.

Próximos al tiempo de Jesús, la revelación, la Revelación de Dios sobre el más allá de la muerte, sobre la resurrección de lo muertos y la retribución personal de los justos adquiere una relevancia muy notable.

El libro de la Sabiduría ,el 2º de los Macabeos y el profeta Daniel responden a la pregunta por el destino del justo y su retribución después de la muerte.

Así el texto del Daniel 12,1-3 que ha sido proclamado nos dice: De los que duermen en el polvo, los muertos, muchos despertarán. Unos para la vida perpetua, otros para la ignominia.

Es decir: el premio, la retribución personal del justo es la vida plena, la resurrección. En cambio el castigo es la muerte.

¿ Cuántos se salvarán? ¿Cuándo vendrá el Hijo del hombre? A la primera pregunta Jesús no contesta sino que indica. Vosotros entrad por la puerta estrecha que lleva a la vida. A la segunda también contesta Jesús diciendo: Ni los ángeles ni el Hijo del Hombre sino el Padre.

En el evangelio según S. Marcos Jesús con un trepidante ropaje literario describe la venida del Hijo del Hombre con poder y majestad para reunir a los elegidos. También Jesús como intentando que los discípulos no se distraigan con lo espectacular y asombroso del momento centra el acontecimiento en la venida del Hijo del Hombre y en los que lo reciben.

Invita Jesús a interpretar nuestra vida y sus signos. Así como en la vida de la naturaleza, la higuera verde, nos indica que se aproxima el tiempo de los frutos, así la vida del hombre ha de irse preparando para la llegada del Hijo del Hombre, el final de la existencia, del que nos sabemos ni el día ni la hora. Aquí y ahora vamos preparando

Lo definitivo es que mientras todo pasará, las palabras de Jesús, la verdad de Jesús no pasará: Jesús ha ofrecido un sacrificio, de una vez para siempre, para derribar la muerte.

El gran pensador Julián Marías, recientemente fallecido, notaba que la teología y predicación actual había dejado a un lado el sentido de la muerte, la vida del más allá, la vida eterna.

Porque  la esperanza en la vida eterna, el estar con Dios para siempre es el impulso que nos anima a hacer este mundo más amable , humano y solidario. La esperanza en la vida eterna con Dios nos mueve a vivir con ilusión y solidaridad la presente

Y esta es nuestra esperanza:” No me entregarás a la muerte ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción. Me enseñarás el sendero de la vida ,me llenarás de gozo en tu presencia.”

Señor, concédenos vivir alegres en tu servicio, porque en servirte a ti consiste el gozo pleno y verdadero.

Agradezcamos al Señor el misterio de su Iglesia ,cuerpo de Cristo, que es quien nos dona esta gran noticia, quien nos alienta y acompaña. Esta iglesia concreta ,diocesana ,parroquial que necesita de nuestra colaboración, también económica, para sus infraestructuras.

Anuncios
Published in: on noviembre 15, 2009 at 10:33 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://comunidadsantarita.wordpress.com/2009/11/15/domingo-xxxiii-del-tiempo-ordinario/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: