MATERNIDAD DIVINA DE MARIA

<!–[if !mso]> < ! st1\:*{behavior:url(#ieooui) } –>

SOLEMNIDAD DE STA MARIA MADRE DE DIOS

1ªLct.:Números 6,22-27:Invocarán mi nombre y los bendeciré.

Sal.66,2-3.5.6 y 8:El Señor tenga piedad y nos bendiga.

2ªLct:Ga.4,4-:Dios envió a su Hijo nacido de mujer.

Evangelio: Lc.2,16-21:Encontraron a María, a José y al niño.

theotokos4

Se nos dice en la Historia de la Iglesia que al anochecer, enterada la comunidad cristiana de Efeso (a.431) con antorchas acudió al lugar donde los padres conciliares habían declarado solemnemente que al ser María, madre de la persona del Verbo, Dios y hombre, María era Madre de Dios-Teotokos.

Al confesar la maternidad divina de María confesamos la humanidad y divinidad de Jesús, el sublime consorcio de Dios con el hombre Acampando entre nosotros se reveló “que por nuestra salvación bajo del cielo”.

Nacido de una mujer, nacido bajo la ley para rescatarnos a los que estábamos bajo la ley, para que pudiéramos ser hijos nos ha dicho San Pablo en la carta a los Gálatas. Dios entrando en la corriente de la vida humana impregnada por la ley del pecado, en su Hijo Jesús, el Hijo de mujer ,quiebra el embrollo y confusión de la humanidad herida para elevarla a “la plenitud de los hijos de Dios” si creen en Ël, como se nos manifiesta en le prólogo al evangelio de San Juan.

Una vez más en la Maternidad divina de María celebramos el don lo que Dios hace por nosotros sin nuestra intervención. Dios viene a nosotros ,nos desconcierta con su amor, grandeza y entrega.

S. Agustín se expresa en estos términos ante el misterio de la maternidad divina de María.”Antes de dar a luz a su Hijo ya ha sido discípula de Jesús. Formémosle en nuestro corazón”(Serm.215,4)

María conservaba todas estas cosas meditándolas en su corazón. No es pura pasividad la suya sino asentimiento y reconocimiento de Dios en sus obras grandes.

María José, los pastores dando gloria y alabanza a Dios por lo que habían visto y oído son expresión del estupor, la admiración del impacto, la gloria que desprende el misterio de Dios, manifestado en Jesucristo.

Si no nos sentimos impactados y admirados ante el misterio quizá podamos tener obturada nuestra sensibilidad espiritual para lo que nos trasciende: la gracia, el don, la alegría. Si nuestra mirada humana se ilumina más ante una riqueza humana: dinero, poder, prestigio, placer, que ante un gesto de solidaridad, de perdón o compasión, algo falla en nuestra urdimbre humana y necesitemos el fuego del Espíritu para acrisolar nuestra alma. Porque nuestra vida está llamada a ser divinizada por el encanto de Dios hecho hombre.

Ayer en la oración después de la comunión, le pedíamos al Señor que sostenidos por el consuelo de las cosas temporales nos ayude a aspirar con confianza a los bienes eternos.

Ahora también le pedimos al Señor nos conceda experimentar la intercesión de aquella de qui8en hemos recibido a tu Hijo Jesucristo el autor de la da, Príncipe de la paz.

Published in: on diciembre 31, 2009 at 1:03 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://comunidadsantarita.wordpress.com/2009/12/31/maternidad-divina-de-maria/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: